lunes, marzo 25, 2013

Cuando las carencias se hacen más que evidentes.


Publica El País un excelente artículo de Enrique Moradiellos sobre las carencias que se han puesto de manifiesto en la preparación de los nuevos licenciados en magisterio. Aquellos que deben ser una de las piezas claves en la educación de las nuevas generaciones parecer ser que son los que menos saben. El maestro ha dejado de ser una referencia para el niño. Todos recordamos a un maestro o a un profesor que nos dio un buen consejo, o nos admiraba por sus conocimientos. 

La educación y, por ende, la cultura son las víctimas de la pedagogía "emancipada de la que hablaba Hannah Arendt. La pérdida de perspectiva respecto a las necesidades del alumno y a su interacción con el mundo, así como, la desconexión de las materias que se enseñan lastran la educación española. No se les da a los alumnos las herramientas necesarias para enfrentarse a la vida. El conocimiento es poder y la capacidad crítica la llave para usarlo. No podemos olvidarlo.

La recomendación del día:
Indispensable leer con detenimiento las palabras del profesor Moradiellos.

http://elpais.com/elpais/2013/03/19/opinion/1363725498_641538.html